Publicado por Ecovidrio el Martes, 25 Julio 2017
Reciclar las botellas, tarros y frascos de vidrio evita la extracción de materias primas de la naturaleza, ahorra energía y reduce las emisiones de CO2 a la atmósfera

La cadena de reciclado de vidrio es un círculo perfecto en el que los envases vuelven a la vida infinitas veces. Todo el engranaje que se activa al reciclar es un claro ejemplo de sostenibilidad y de economía circular.
Para hacerlo posible, es muy importante la labor conjunta de la hostelería, la industria envasadora y las administraciones públicas, pero sólo el ciudadano responsable es capaz de ponerlo en marcha.
El pequeño gesto de cada uno de nosotros supone un compromiso de mucho valor para el medio ambiente y el desarrollo social sostenible.

Este contenido es una Historia #PorElClima, encuentra más historias en: Historias