Acciones #PorElClima

Un centro de procesamiento de datos supone el 67% del consumo eléctrico de un centro de datos, destinando el 47% a la refrigeración. Con un diseño adecuado de la infraestructura física para redes críticas y de la arquitectura informática se pueden reducir los consumos hasta en un 50% y, por tanto, las emisiones de CO2.