Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Martes, 21 Agosto 2018
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias Movilidad #CienciayTecnología

La llegada en los próximos años de la conducción autónoma, junto con la incursión de la inteligencia artificial y big data crearán el marco perfecto para que el transporte se vuelva mucho más sostenible, eficiente y amable para el medio ambiente.

Los cambios en la movilidad se están produciendo a pasos agigantados. Nuevas formas de transporte: la irrupción de los patinetes eléctricos, las bicicletas, motos y coches compartidos o plataformas como Über o Cabify han venido para quedarse y el planeta puede ser uno de los mayores beneficiados.

Algunas de estas nuevas formas de trasporte son positivas, (como la mayor presencia de bicicletas en las ciudades) y otras negativas. Por ejemplo, las plataformas de transporte en coche con conductor han incrementado el tráfico en algunas ciudades, con lo que eso supone para el medio ambiente.

Pero ¿Cómo va a mejorar la conducción autónoma el medio ambiente? Existen tres factores principales:

  • Ya no compraremos coches. Los hábitos de consumo están cambiando y tener un coche ya no es importante para las nuevas generaciones, aunque siguen necesitando ir de un sitio a otro. Además un coche pasa de media el 90% del tiempo aparcado. Las marcas de automóviles se han dado cuenta y tienen un plan: el coche compartido. Sumándote a una plataforma de coche compartido, planificas tu viaje mediante una app y tendrás en la puerta de tu casa el coche esperando, dispuesto a llevarte a tu destino. Durante el trayecto, el coche parará para recoger a otros usuarios que compartan la ruta, de tal forma que será muy difícil ver, como en la actualidad, carreteras colapsadas por coches con un solo ocupante. Con la ayuda de la inteligencia artificial y big data, se optimizarán los desplazamientos. Además nos olvidaremos de buscar sitios para aparcar.
  • Adiós a los atascos. La mayoría de los atascos se forman porque no sabemos conducir correctamente. Una persona que  da un frenazo en una zona con intenso tráfico puede provocar un atasco de varios kilómetros. Con la llegada de la conducción autónoma, la interconexión de los vehículos y otras tecnologías , el tráfico será más fluido y generará una menor contaminación. Además si tenemos en cuenta lo anteriormente mencionado, más personas en menos coches, se traducirá en menor densidad de tráfico.
  • No necesitaremos tanta infraestructura: la mayor parte de la que acompaña a las carreteras está ahí porque conducimos personas: señales de tráfico, calzadas de carriles múltiples, medidas de protección, etc... La fabricación e instalación de toda esta infraestructura supone un alto coste económico y ambiental que a la larga se podrá ahorrar.

Lógicamente, toda esta tecnología se irá implementando poco a poco y la tecnología tardará aún en llegar del todo. Además habrá que actualizar la legislación, pero el futuro próximo de la movilidad se presenta muy distinto a cómo la vemos hoy. La movilidad de 0 emisiones y 0 accidentes está cada día más cerca.

¿Qué puedo hacer mientras llega todo esto?

Como lo que te hemos contado aún tardará en llegar, te damos unas pequeñas pautas para que tu huella ambiental sea la mínimacuando te desplazas:

  • Ve andando o en bici cuando puedas: la mayoría de los trayectos que hacemos son muy cortos y está demostrado que ir a pie o en bici es más rápido y rentable.
  • Utiliza el transporte público o compratido: es económico, rápido y mucho más eficiente que el transporte privado.
  • Cómprate un vehículo eléctrico: es sinduda, la mejor opción para los desplazamientos privados largos. Si cuentas con un proveedor de electricidad 100% renovable, será 0 emisiones.
  • Compensa tu huella: una opción a tus desplazamientos que impliquen emisiones, es compensar tu huella con la plantación de árboles.