Historia #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima el Jueves, 30 Agosto 2018
Nacho Lacambra
Historia clasificada en: Historias #ConsumoyReciclaje #Energia

A partir del 1 de septiembre se prohibirá en Europa la comercialización de bombillas halógenas, que en lo sucesivo se deberán sustituir por tecnología LED.

En 2012 le llegó su hora a las míticas bombillas incandescentes, que fueron la fuente de luz principal durante más de 100 años; pero existían opciones mucho más eficientes y se convirtieron en un producto obsoleto.

En 2016 le pasó lo mismo a los focos halógenos, pero se concedió una demora a su prohibición. Ahora, a partir de 1 de septiembre, no se podrán vender bombillas halógenas (solo en algunos casos, cuando no exista un producto que lo pueda sustituir).

El descenso de consumo energético que supone el cambio es muy grande: una bombilla LED de 8 watios equivale a una halógena de 60 watios, lo que supone un ahorro energético de casi un 90%. Con esta medida cada hogar conseguirá de media un ahorro neto de 25-30 euros y, según la Unión Europea, para 2020 se habrá ahorrado el equivalente al consumo de 11 millones de hogares.

light-bulbs-406939_1280.jpg

¿Quieres reducir tu huella?

Si además de reducir tu consumo de agua, quieres reducir tu huella ambiental, puedes contratar una comercializadora de energía de fuentes renovables . Estas garantizan que producen la misma cantidad de energía que sus clientes consumen.

Y si quieres deshacerte de tus bombillas viejas y sustituirlas por otras más eficientes, puedes llevarlas a los puntos de reciclaje de Ambilamp.